La fotografía ha sido realizada en El Laberint d’Horta

 Introducción

La sesión de fotos con los novios, una vez casados, o sea, su primera sesión de fotografía como pareja que ha manifestado ante la comunidad, familia, amigos, compañeros de trabajo, su compromiso de formar un hogar, es un momento importante. No voy a decir que es único ni que es comprometido. único no lo es, en cuanto que tenemos unos márgenes, y comprometido tampoco, en cuanto que tenemos la posibilidad de repetir, cosa que no va a suceder en otros momentos de la celebración.

El único enemigo en la sesión de fotos  con los novios es el timing. He hablado del único enemigo, palabra un poco gruesa, ya que debería haber empleado el término problema. Y es un problema en la medida en que nosotros queramos que lo sea, ya que puede ser nuestro mejor aliado, y al emplear la palabra aliado, se entenderá mejor por qué empleé el vocablo enemigo al principio del texto.

En la sesión de fotos con los novios, el timing ha de ser nuestro gran aliado, ya que este nos va a permitir ir directamente al grano, concentrarnos en lo que queremos y eliminar lo accesorio, sin poner nerviosos a los novios, objetos de la sesión.

La sesión de fotos con los novios

La sesión de fotos con los novios es aquel momento en que el fotógrafo y el videógrafo se quedan solos con estos para realizar una serie de fotos que varían entre lo artístico y lo divertido. Una serie de fotos única y exclusivamente de la pareja. Esto no quiere decir que en la fotografía puedan aparecer más personas, pero dando un protagonismo esencial a la pareja. Todo lo que aparece en la fotografía debe de conducir la mirada del espectador sobre la pareja de novios.

La sesión de fotos con los novios, se lleva a cabo tras la ceremonia, y antes de la recepción. En ese intervalo de tiempo, en el que hemos de tener en cuenta el timing, va a ser el momento en que realicemos la sesión de fotos con los novios.

Un consejo para realizar la sesión de fotos con los novios es contar con algún aliado, que suelen ser los padrinos, para que nos acompañen y estén por ayudar, sobre todo en atender a la novia y sus necesidades con el vestido. He dicho ayudar, y no distraer, pues si sucede esto puede ser contraproducente.

Otra cosa que tenemos que tener en cuenta en la sesión de fotos con los novios es en ayudarlos. ¿Cómo? Escuchando. Su conversación nos va a dar mucha información que debemos de aprovechar para la sesión de fotos con los novios. Su conversación nos informará de si están nerviosos, normal, o preocupados por alguna circunstancia. Nuestro trabajo y el de nuestros ayudantes, los padrinos, debe de ser calmarlos, hacerles olvidar y ponerlos en un estado de buen rollo. Hacer que se olviden del mundo, por un momento, y estén por la sesión de fotografía. Esto es fundamental.

Sobre el timing, pues hemos de tenerlo en cuenta para no enfadar y hacer esperar en exceso al resto de personas, que mientras hacemos la sesión de fotos con los novios, están esperando para seguir celebrando la boda con la feliz pareja. El timing, sin poner nerviosos a los novios, que muchas veces ya lo están, nos ayuda a ir a lo esencial, e ir a lo esencial no quiere decir a toda prisa. recordad lo que he mencionado en otros artículos sobre la importancia de tener en la cabeza lo que queremos, y llevar preparada la sesión. Esto es lo que hemos de hacer, tener preparada la sesión, para eso nos hemos reunido con la pareja, y probablemente hallamos realizado una sesión Pre-boda, y saber lo que queremos hacer con la pareja de novios, en cuestión de fotos y vídeo. Una sesión bien preparada nos ayuda a todos, pues la toma de instantáneas se agiliza y la información que transmitimos fluye. Sí, en una sesión de fotos hemos de estar continuamente informando a los novios, el objeto de la sesión, lo que queremos hacer. Cuanto más claro lo tengamos nosotros, más claro lo expresaremos y más lo entenderán los novios, aumentando la fluidez del trabajo y mejorando los resultados.

En la sesión de fotos con los novios tenemos que tener como ya he dicho, la imagen de lo que queremos. Se trata de tener una serie de imágenes románticas, otra serie de imágenes divertidas, sin que dejen de ser románticas y tener muy clara la ubicación de donde queremos una cosa u otra. El entorno hay que trabajarlo y mimarlo, y hay que aprovecharlo para inter actuar con los novios.

Nos podemos encontrar con entornos que no sean especialmente privilegiados, o con un entorno privilegiado en que algún elemento nos moleste, un tendido eléctrico o una papelera. ¿Qué hemos de hacer en esos casos? Podemos recurrir a la edición, siempre lo hacemos. Pero también podemos mirar por la cámara. Muchas veces, debido a la confianza ciega que tenemos en la edición, nos olvidamos que uno de los principales trabajos de un fotógrafo que mirar a través de la cámara para interpretar la realidad, para tomar decisiones sobre qué punto de vista queremos adoptar y qué queremos que se vea y cómo. Si hacemos esto nos ahorraremos mucho tiempo de edición innecesario.

 

Conclusión

La sesión de fotos con los novios es una de las partes más importantes del día, pero no es la más comprometida. Esto decía al principio. ¿Por qué creo que no es la más comprometida? Por que tenemos tiempo para tomar decisiones, y para hacer las tomas que creamos necesarias. Sí, podemos repetir una toma, no es pecado, cosa que no sucede en otros momentos del día, en que no hay opción de repetir, a menos que montemos un teatrillo.

Y sí, considero que no es pecado repetir una toma y tener varias opciones donde elegir. Después de tanto trabajo ¿vamos a desperdiciar la ocasión de no tener el suficiente material?

 

Josep García. Fotógrafo de bodas en Barcelona.