VÍDEO DE BODA EN SITGES

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para la realización de este vídeo de boda, acompañado de su correspondiente sesión fotográfica, decidimos, de acuerdo con los novios, hacerlo en Sitges, localidad que ofrece buenos rincones y escenarios, así como una luz natural de gran calidad, para la realización de un buen reportaje de bodas.

Todos sabemos, me refiero a los que nos dedicamos a la profesión, que el tiempo es nuestro gran enemigo en estos menesteres, pues nos hemos de ceñir a lo planificado entre la ceremonia y la hora concertada de entrada de los novios en el Restaurant donde se llevará a cabo la recepción. La elección de un sitio cercano para la ocasión, así como una buena planificación, garantizan, de entrada, un buen resultado.

Establecimos un circuito para la realización del vídeo de boda, acompañado de su correspondiente reportaje o book fotográfico. Este circuito es muy sencillo, rápido, accesible y practicable para cualquier pareja, sobre todo para las novias, cuya dificultad para realizar cualquier itinerario es mayor, debido al incómodo calzado que llevan. Elegante pero incómodo.

En la fotografía en la que los novios posan con la iglesia de Sant Bertomeu y Santa Tecla de fondo, en la que podemos apreciar claramente las sombras, aparece la sombra de mi colaborador mientras tomaba imágenes para el vídeo de boda. Como con toda fotografía que realizo, me enfrenté a las tomas de decisiones. Estas, las puedo hacer en el lugar o posteriormente, durante la edición. Aquí, la toma la hice durante la impresión del negativo fotográfico. Dejaría la sombra de mi colaborador como testimonio del rodaje del vídeo de boda.

El recorrido, como es habitual, se realizó en círculo, empezando y terminando en donde nos había dejado el coche nupcial. Para la realización del vídeo de boda, lejos de rehuir a la gente, habitual en una localidad tan bella y plena de tantos rincones y vitalidad como Sitges, intentamos captar el ambiente de la gente, los comerciantes ambulantes y los artistas que venden su obra en las inmediaciones de la escalinata que da al espigón y la iglesia. Es por esto que no rehuíamos filmar a la gente pasando y no pedíamos a la gente que se apartase fuera del alcance del objetivo.

Lo dicho en al párrafo anterior lo podemos ver en la fotografía realizada en la escalinata que conduce a la mencionada iglesia de Sant Bertomeu y Santa Tecla. En ella, los novios están realizando una acción de cara a incluirla en el vídeo. La acción consiste en subir la escalinata y a una indicación girarse para mirar hacia la cámara. Se puede apreciar, en la fotografía, que la gente sigue pasando, incorporándose al momento captado, sin ningún énfasis ni estridencia. Todo está integrado.

Finalizado el recorrido, decidimos hacer unas cuantas poses junto a las figuras de Ramon Casas y Santiago Rusiñol, sitas en el paseo marítimo. Para quien no lo sepa, estos dos señores fueron los responsables de incluir en el mapa turístico y cultural a Sitges, debido a su elección para establecer el Cau Ferrat, un museo taller, en Sitges, y punto de encuentro y paso de los artistas de la época, al tiempo que centro de las conocidas como festes modernistes,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *