Introducción

Ya sabéis, los que me seguís en este blogg, que mi principal labor es la fotografía de bodas. Hoy no voy a hablar de fotografía de bodas, lo voy a hacer de un evento, social también, como es la presentación de un libro con motivo de los 20 años de Dimas, una empresa de inserción social, o como dice el título del libro, de construcción de oportunidades.

Aunque soy fotógrafo de bodas, también me dedico a otro tipo de fotografía, siendo uno de estos el de los eventos sociales, tales como presentaciones, conferencias, ponencias, y podemos poner en este apartado toda una serie de eventos en los que hay unas personas que llevan el peso del acto y un auditorio o público que asiste al acto.

 

Dimas, sl

¿Por qué he elegido Dimas para hablar de los eventos? Hay varias razones para ello, razones que no voy a poner en orden:

La primera es que fue el último evento de tipo social que fotografié.

La segunda es por ser una empresa especial, diferente a otras empresas, ya que su objetivo es dar oportunidades a la gente que por una u otra razón no consiguen acceder al mercado laboral.

La tercera es por la amistad que me une a varias personas de la empresa, en concreto a Esteve Pineda, el gerente de esta aventura singular.

La cuarta es porque colaboro regularmente con Dimas, realizando varias tareas, sobre todo, navegando con algunos de los jóvenes a los que se da formación en Dimas.

La quinta es por haber ayudado en la confección del libro que se presentó con alguna de mis fotografías.

 

El libro

El libro que se publicó y fue presentado el jueves día 20 de septiembre de 2018, pongo el año para la gente que llegue tarde a este blogg, tiene como título DIMAS, més de 20 anys construint oportunitats.

Es un libro que no presenta autor, pues es un libro coral, construido con los relatos de trabajadores, socios y colaboradores de Dimas, Lo que si hay es un equipo de redacción que ha ordenado relatos y contenidos y que ha compilado el material fotográfico para su publicación.

El libro fue presentado en la Sala Tarafa de Granollers, en un acto conducido por un periodista y con la presencia de varias personalidades, entre ellas, el alcalde de la ciudad.

 

El acto

El acto consistió en el testimonio de varias personas que subieron a un escenario y hablaron por un micrófono, ante una pantalla en la que se proyectaba el logo de Dimas con la leyenda de 20 años.

Tras algunas participaciones se proyectó una película construida por trabajadores, socios y simpatizantes de Dimas, en las que a su manera, se expresaba el agradecimiento a la empresa y se animaba a continuar con la labor social.

El acto finalizó con un cóctel para los asistentes.

Fotografía de un evento

¿Cómo un fotógrafo se encarga y encara el trabajo de fotografiar un evento? Básicamente, igual que cualquier otro trabajo, como puede ser el de una boda, pactas con la persona o personas encargadas del evento. ¿Qué pactas? Tu libertad de movimientos.

Si eres libre para moverte por donde quieras, aunque “ensucies” el acto con tu presencia, si tienes movimientos restringidos, o si tienes un lugar asignado desde el cual has de hacer todas las fotografías.

Luego está el tema de si eres el único profesional que va a realizar fotos o hay más profesionales, con lo que has de pactar con estos los movimientos, ya se a de palabra o de obra, para no estorbar las respectivas tomas fotográficas.

Dicho esto, ¿cómo se deben realizar las fotografías de un acto de este tipo?

Desde mi punto de vista se debe de aprovechar la luz ambiente. la del propio acto. No debemos agredir ni a ponentes ni a espectadores con la molesta luz del flash.

Otro tema es el de forzar la ISO. Sí, yo creo que debemos forzarla, por dos motivos. Uno es evitar la molesta luz del flash, otro es el de congelar el movimiento. Esta decisión es importante, o forzamos para poder disparar a una velocidad que congele los movimientos de los ponentes y presentadores al hablar durante el evento o nos exponemos a una serie de fotos con borrosidad de movimiento.

¿Cómo debemos encuadrar? En estos casos las mejores fotografías no son las más bonitas estéticamente ni las más raras. Las mejores fotografías son las que narran la historia, y debemos buscar la manera de que salga el ponente, la marca o marcas comerciales que patrocinan el acto, el acto en sí y el público, Debemos esforzarnos por encontrar esa fotografía que defina el acto. He dicho fotografía, pero deben de ser conjuntos de fotografías. Ahora bien, debemos encarar cada toma como si fuese la única que vamos a poder realizar, pues si nos confiamos en que ya saldrá la fotografía, solo tendremos basura. La flauta puede sonar una vez, pero no siempre, es por esto que nuestro grado de atención debe de ser el máximo en cada toma, y debemos dar el máximo en cada una de las tomas que hagamos. Nuestro cliente debe de tener “dificultades” en elegir la fotografía o serie de fotografías que va a publicar.

Conclusión

Para concluir he de resumir algunos puntos de lo que es fotografiar un evento y puede que añadir alguno más. Primero de todo, hemos de pactar nuestra libertad de movimientos con el cliente, escucharle y entender qué es lo que quiere. También debemos pactar nuestros movimientos con otros profesionales, que suele haberlos. No debemos fastidiarnos las tomas los unos a los otros. Soy de los que consideran que se puede hacer un buen trabajo sin necesidad de afear el trabajo de un compañero o hablar mal de él.

Debemos llevar en nuestra cabeza la fotografía que queremos, y debemos de investigar, dentro de nuestros límites, como estará dispuesto todo, para reducir la toma de decisiones al mínimo. Fotografiar es tomar decisiones. Si algunas ya las tenemos tomadas, nos ayudará a agilizar el porceso.

Debemos encarar cada fotografía como si fuese la única que vamos a conseguir. Trabajo, trabajo y trabajo.

 

Josep García, fotógrafo de bodas